Header AD

Ruta invernal por la Bola del Mundo

Remontando el Valle de la Barranca sin perder de vista la Bola del Mundo

Ruta entorno a la Bola del Mundo desde el Puerto de Navacerrada, aprovechando las últimas nevadas del invierno de 2016 para contemplar estos bellos parajes cubiertos por el manto blanco.

Esta ruta la realizo por la tarde tras la jornada laboral. Y no podía alargar mucho la ruta si no quería que se me hiciese de noche. Así que simplemente me limité a subir a la zona de la Bola del Mundo.

Tras dejar el coche en el parking del Puerto de Navacerrada, me dirijo a la base de la estación de esquí, comenzando la ruta junto al telesilla, por el lado derecho de la barrera bordeando la pista de esquí, donde están descendiendo y disfrutando esquiadores y snowboarders.

Desde el punto inicial voy pisando gran cantidad de nieve, y dirijo mis pasos en dirección al Risco de Emburriaderos por el camino que enlaza con el sendero de la Tubería, hasta llegar a las Cabrillas.

En ese punto giro a la izquierda para ir en dirección a la Bola del Mundo, por la zona del Ventisquero de la Estrada, por un camino no muy definido ni claro, porque la cantidad de nieve acumulada me obliga a buscar zonas donde la nieve se encuentre más compactada, y así no hundirme. De lo contrario el avance sería imposible sin llevar las raquetas puestas, que hubiese sido lo más acertado.


Continuo la travesía con unas espléndidas panorámicas a la Malaciosa y al Valle de la Barranca, y sin perder de vista las antenas de la Bola del Mundo, mi objetivo. Finalmente llego a enlazar con la parte más alta de la pista de cemento, totalmente cubierta de nieve, hasta llegar al Alto de Guarramillas.

Ya en la cima las vistas son espectaculares, divisando todas las montañas de la Sierra de Guadarrama completamente nevadas, la Maliciosa, Siete Picos, Peñalara y la Cuerda Larga. Intento proseguir hasta el Cerro de Valdemartín por el Ventisquero de la Condesa, pero como su propio nombre indica, había una feroz ventisca que me impedía avanzar y me producía una sensación térmica heladora que no podría aguantar mucho tiempo.

Así que en ese punto vuelvo sobre mis pasos hasta el Puerto Navacerrada. Una ruta corta de unos 8 kms, pero con un desnivel acusado y que se hace complicada con la condiciones adversas de nieve y ventisca. Pero el premio es contemplar unas preciosas estampas de la Sierra de Guadarrama tras varios días de nevada.


Deja un comentario

No hay comentarios

Post AD